La pandemia del COVID-19 está golpeando a toda la humanidad, pero, sin duda, su impacto será mucho mayor entre los sectores más vulnerables, que no disponen de las redes y sistemas de protección de gran parte de la población. En Latinoamérica esos sectores vulnerables se encuentran concentrados en las periferias de las grandes urbes. Más de 86 millones de hogares de América Latina viven en barrios informales (villas, favelas, ranchitos, comunas. etc.) que no cuentan con los servicios básicos. Los barrios marginales por su alta densidad de población, hacinamiento y ausencia de servicios básicos de salud constituyen un potencial foco de contagio. 

El entorno en el que vive la mayoría de sus habitantes no facilita el aislamiento. Las casas apenas cuentan con dos o tres habitaciones. Al cerrarse los colegios, los niños tendrán que permanecer en casa. Con los niños en casa, sin escuela, habrá padres y madres que no podrán trabajar. Los niños que dependen de las escuelas para las comidas perderán ese beneficio. Los trabajadores empleados en la economía informal, que son una proporción significativa del empleo en las ciudades de muchos países, verán desaparecer sus medios de vida. En la mayoría de estos barrios no existen grandes cadenas distribución sino pequeños comercios que al cerrarse dificultan la distribución de alimentos y productos de primera necesidad.

La CAF - Banco de Desarrollo de América Latina y la revista Compromiso Empresarial han decidido unir esfuerzos para identificar propuestas de innovación social que permitan atender algunas de las necesidades más perentorias de estas poblaciones más vulnerables.

ÁREAS

  • Apps de alerta
  • Apps prevención e información
  • Auto test
  • Diagnóstico digital
  • Fabricación y distribución material sanitario
  • Nutrición 
  • Cuidado de los niños
  • Elearning
  • Análisis Big Data
  • Servicios de geolocalización
  • Plataformas de chat
  • Fabricación digital
  • Distribución de alimentos y productos de primera necesidad